pexels-jasmin-wedding-photography-1415131

Lee: Efesios 5:21-33

En este pasaje de la Biblia, Pablo habla sobre la relación del esposo con su esposa, tomando como ejemplo la relación de Cristo con la iglesia. Si no eres casado(a), este texto puede darte una idea de con qué características debes elegir a tu pareja y qué tipo de persona debes ser para aquel(a) que te elija a ti.

Después de leer Efesios 5:21-33

RESPONDE:

  • v. 21 ¿Cómo debe ser el sometimiento de los unos a los otros?
  • v. 22-24 ¿A quiénes deben estar sujetas las casadas?
  • v. 24 ¿En qué deben sujetarse las mujeres a sus maridos?
  • v. 23 ¿Por qué deben sujetarse las mujeres a sus maridos?
  • v. 25, 28-29 ¿Cómo deben amar los maridos a sus mujeres?
  • v. 26-27 ¿Cuál es el propósito de que el esposo ame así a su mujer? (en comparación con el propósito del amor de Cristo por la iglesia)
  • v. 25 ¿Hasta qué punto llegó el amor de Cristo por la iglesia?

¿Hasta qué punto debe llegar el amor del marido por su mujer?

Mujer, ¿Te someterías a un hombre que te ame hasta estos extremos?

¿Crees que alguien que te ame de esta manera te pediría algo que te hiciera daño?

Según los versículos 23 y 24, la sujeción de la casada a su esposo se compara con la sujeción de la iglesia a Cristo.

Hasta aquí, este texto leído desde una mirada femenina, parece un tratado de machismo. Pero, ¡tranquilas!, los siguientes versículos la motivación de una mujer para someterse a su marido y confiar en que esa sujeción no le causará ningún daño, ni le privará de ninguno de sus derechos.

REFLEXIONA:

Hombre, ¿Buscas y esperas cambios en tu esposa a través de la fuerza, la presión o el maltrato?

¿Consideras que puedes hacerla cambiar a través de estas formas? ¿Por qué?

La Palabra te reta hoy a amar a tu esposa de una manera “sacrificada” para encontrar el cambio que esperas en ella. ¡Pruébalo!

Es importante notar que el punto de partida para una buena relación de pareja es el amor sacrificado del hombre; así como es el amor “sacrificado” de Cristo por la iglesia, el punto de partida para una relación entre los dos.

Los versículos 30 y 31 son una expresión de unidad de los esposos que evocan el Génesis con la primera pareja y de la unidad de Cristo con la iglesia.

En el versículo 33 Pablo repite, el hombre ame a su mujer y la mujer respete a su marido.

Mujer, ¿cómo esperas ser amada?

Si no eres casada, estás a tiempo de elegir un hombre que te ofrezca esto.

Hombre, ¿cómo esperas ser respetado?

Si no eres casado estás a tiempo de elegir una mujer que te ofrezca esto.

Si eres casado, piensa en la manera en que ella espera ser amada, ámala y encontrarás en ella el respeto que deseas.

¿Qué ajustes tienes que hacer en tu propia vida?

Ora al Señor agradeciéndole por encontrar en él un modelo de una relación sana de pareja. Toma las acciones necesarias para responder a tu pareja como este texto te demanda. Pide la sabiduría de Dios para elegir tu pareja de acuerdo a la guía que Dios te da en este texto.