pexels-jeswin-thomas-1652555

Es en este mes cuando la alegría y la abundancia nos hacen recordar que algo muy especial sucedió.

Es en este mes que hay una cuna vacía a la espera de que Jesús, Dios el niño, venga el 24 al filo de la media noche, y entonces nos desearemos una Feliz Navidad.

Es en este mes cuando también recordamos que, para ellos, José, María y el que había de nacer, «…  no había lugar en él mesón»

El mundo hoy, más que ayer, en este mes está lleno de todo, pero para Él, para Jesús, casi no hay lugar para celebrar su nacimiento.

Ojalá que en esta Navidad Jesús halle en tu vida espacio para entrar; que nuestras llenuras no lo marginen de nuevo al pesebre solo para la foto, acompañada de un vacío cántico de feliz navidad y a las dos semanas entren los Reyes Magos a ocupar su lugar.

“A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;” (Juan 1:11-12)

Que Navidad no sea una oportunidad de olvidarse de quien con su nacimiento prendió la fiesta en el mundo.

alvarofernandezsanchez