Post de Instagram Año nuevo 2024 Fotografía Dorado

Es una expresión que oiremos y diremos casi incansablemente en estos días, y seguirá hasta bien entrado este mes.

Pero, a decir verdad, solo estaremos cruzando un día del calendario, con lo mismo que somos, con el mismo equipaje y con el mismo ropaje que traíamos puesto el 31 de diciembre. Nada cambió automáticamente con las 12 campanadas de la media noche.

Entonces, quizás estos días de cambio de calendario deberían ser más bien una valiosa oportunidad para:

1. REAFIRMAR algunos buenos hábitos y acciones que valga la pena conservar, porque pueden contribuir a hacer del nuevo año un tiempo de verdadera felicidad, haciendo la voluntad de Dios.

2. REVISAR aquellos «pesos y pecados» que quisiéramos entregar al Señor para que Él, por Su Gracia, los desarticule y así esperar entonces un FELIZ AÑO 2024, sometiéndonos más y más al señorío de nuestro Dios.

3. RECONOCER la bondad de Dios, quien, a pesar de la incertidumbre vivida en el 2023, nos sostuvo con vida y con esperanza, por lo que podemos iniciar un año nuevo con la esperanza de que veremos sus misericordias cada día y su fidelidad cada noche.

4. RECORDAR cada acto de amor que recibimos del Señor para unirnos con el leproso, quien, » viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y este era samaritano»

 (Lucas 17:15-16)

Y para finalizar, algo que indudablemente nos puede dar un contenido de felicidad en el año 2024 será seguir degustando las delicias de la Voz de Dios; haciendo una tarea primordial afirmar la dieta diaria de la Palabra para que los 365 días que vienen sean llenos de la felicidad, que el Señor mismo promete, al que ama su Palabra.

“Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal.”

(Salmos 19:10)

¡¡¡Feliz año 2024!!!

alvarofernándezsánchez